Tarta de Queso Mascarpone

  • Tarta de Queso

    Tarta de Queso

  • Tarta de Queso y Plátano

    Tarta de Queso y Plátano

  • Tarta de Queso con Caramelo

    Tarta de Queso y Caramelo

  • Tarta de Queso y Manzana

  • Tarta de Queso y Fresa

    Tarta de Queso y Fresa


  • "Tarta de Queso Mascarpone"

    Receta de Tarta de Queso Mascarpone





    En esta receta de tarta de queso mascarpone vamos a preparar la tarta de queso empleando queso mascarpone, un queso que le va a dar una textura y un sabor especial a la tarta.

    Ingredientes:

    - Galletas, 250 gramos aproximadamente
    - Medio kilo de queso mascarpone
    - Mantequilla, 90 gramos
    - Azúcar blanca, 140 gramos
    - Nata liquida, 210 ml
    - Huevos, 3 de tamaño L
    - Mermelada
    - Maicena, unos 50 gramos


    Preparación:

    El queso mascarpone es un queso fresco que se obtiene a partir de la crema de leche, que se mezcla con nata y ácido cítrico o acético. Aunque en realidad no es un queso, ya que no se obtiene a partir de un cuajo, como ocurre con los quesos de verdad. Su sabor es bastante dulce y tiene una gran cantidad de calorías, por lo que se recomienda comer con moderación. Nosotros vamos a emplearlo aquí en sustitución del queso crema habitual, ya verás que sabor tan rico le dará a la tarta de queso, además de una textura más cremosa.

    Vamos a empezar a preparar la receta. Lo primero será preparar la base de la tarta de queso, con la que rellenaremos la base del molde. Para ello vamos a triturar las galletas, que puedes emplear cualquier tipo que te guste. Tritúralas hasta quedar totalmente machacadas, sin trozos grandes apreciables, y échalas en un vaso para batidora. Después añade la mantequilla un poco derretida y con las varillas de la batidora mézclalo hasta que la mezcla sea homogénea. Deben quedar los ingredientes formando una pasta que no se quede pegada en las paredes del vaso.

    Esa masa la vamos a verter en el molde que hayamos elegido, de unos 20-22 centímetros de diámetro, la extendemos cubriendo toda la base y dándole un grosor de medio centímetro más o menos. Metemos la base en la nevera unos 10 minutos para que se cuaje bien.

    Preparamos ahora la cobertura de la tarta. Primero echamos en agua las láminas de gelatina, para que se hidraten. Mientras echa en un cazo el queso mascarpone, la nata, la maicena y el azúcar, deja a fuego medio removiendo para que se mezcle todo lo anterior lo mejor posible. Añade la gelatina cuando esté hidratada, lo que no lleva más de 2-3 minutos. Añádela y remueve para que se integre bien. No dejes que la mezcla hierva, quítala antes del fuego y deja que repose.

    Sacamos de la nevera el molde y vertemos el contenido del cazo, y volvemos a meter en el frigorífico al menos 6-7 horas, para que se cuaje perfectamente. Cuando la saques, decórala con mermelada, del sabor que más te guste. La mermelada de frambuesa o de arándanos son nuestras favoritas, pruébalas porque están deliciosas. Esperamos que pasen esas horas y sacamos para desmoldar y servir la tarta. Esperamos que os guste mucho esta receta.