Tarta de Queso con Miel y Nueces

  • Tarta de Queso

    Tarta de Queso

  • Tarta de Queso y Plátano

    Tarta de Queso y Plátano

  • Tarta de Queso con Caramelo

    Tarta de Queso y Caramelo

  • Tarta de Queso y Manzana

  • Tarta de Queso y Fresa

    Tarta de Queso y Fresa


  • "Tarta de Queso con Miel y Nueces"

    Receta de Tarta de Queso con Miel y Nueces





    Ahora os traemos una de las recetas más ricas que puedes preparar para hacer una tarta de queso, en nuestro caso nos parece una mezcla de sabores exquisita.

    Ingredientes:

    - Galletas tipo Digestive, 220 gramos
    - Nueces, 110 gramos
    - Miel, 90 gramos
    - Mantequilla, 115 gramos
    - Gelatina, 4 láminas
    - Queso mascarpone, 240 gramos
    - Azúcar, 110 gramos
    - Leche, 210 ml
    - Nata para montar, 190 ml


    Preparación:

    Para preparar la base tenemos que triturar las galletas todo lo que puedas, cuanto más mejor resultado obtendrás, porque no deben quedar trozos grandes. Usa cualquier tipo de galletas que te gusten, aunque ten en cuenta que las de tipo Digestive le dan una textura perfecta. Cuanto las tengas bien machacadas, mételas en un vaso de batidora, añade la mantequilla un poco derretida, y con las varillas mézclalas todo lo que puedas. Estará lista cuando veas que la masa no se queda pegada a las paredes.

    Esa masa la vamos a expandir por la base del molde que vayas a usar, bien extendido por todos lados, y bien aplastada. Ese molde debes engrasarlo antes de nada, con mantequilla y un poco de harina. Cuando hayas creado la base de pasta de galletas, mételo en la nevera para que compacte y se enfríe.

    Y nos ponemos ahora con el relleno. Como paso previo coge las nueces y trocéalas, no las dejes demasiado grandes. Pon la gelatina a hidratar con abundante agua, hasta que se hinchen pasados unos minutos.

    En un recipiente amplio vamos a echar la nata junto al mascarpone y el azúcar, y vamos a remover con paciencia hasta que se mezclen bien y quede cremoso. Le añadiremos la gelatina ya hinchada y volveremos a mezclar hasta que desaparezcan las láminas. Echamos los trozos de nueces y repartimos bien por toda la mezcla.

    Saca el molde de la nevera y sobre su base vierte el recipiente anterior donde hemos mezclado el resto de ingredientes, y vuelves a meter en la nevera para que se vaya enfriando.

    Por último vamos a hacer una cobertura final para la tarta, mezclando en un cuenco 70 ml de agua, una hoja de gelatina hidratada y escurrida, la miel y la mantequilla, remueve hasta que se mezcle todo bien, y lo añades por encima de la tarta, para que se extienda por toda la superficie.





    Debes dejar la tarta en frío unas 6 horas por lo menos, aunque mejor si puedes dejarla más tiempo. Cuando la vayas a servir debe estar bien cuajada y fría.

    Esperamos que os resulte una receta atractiva de preparar y que os guste a la hora de comerla.