Tarta de Queso con Membrillo

  • Tarta de Queso

    Tarta de Queso

  • Tarta de Queso y Plátano

    Tarta de Queso y Plátano

  • Tarta de Queso con Caramelo

    Tarta de Queso y Caramelo

  • Tarta de Queso y Manzana

  • Tarta de Queso y Fresa

    Tarta de Queso y Fresa


  • "Tarta de Queso con Membrillo"

    Receta de Tarta de Queso con Membrillo





    Esta tarta de queso con membrillo, está basada en una receta de un postre típico vasco, que tiene los mismos ingredientes que esta tarta.

    Ingredientes:

    - Galletas, una 25 de las que nos gusten
    - Mantequilla, unos 100 gramos
    - Nata para montar, 400 gramos
    - Queso cremoso, 360 gramos
    - Azúcar, 80 gramos
    - Leche entera, 100 ml
    - Dos yemas de huevo
    - Gelatina, 3-4 láminas
    - Piel de limón rallada
    - Dulce de membrillo


    Preparación:

    Receta ideal para quienes les guste el dulce de membrillo, que será el ingrediente con el que adornaremos las tarta de queso por encima, en lugar de emplear mermelada como se hace habitualmente.

    La base de la tarta la hacemos con las galletas trituradas, junto a la mantequilla un poco derretida. Las galletas deben triturarse previamente de forma que luego se puedan mezclar con la mantequilla y no queden trozos grandes. Lo mezclamos todo con la ayuda de unas varillas, y la masa que formamos la ponemos cubriendo todo el fondo del molde, aplastando bien la masa para que se compacte bien. Deja un grosor de unos 5 milímetros para esta base. Posteriormente metemos el molde en la nevera para que se cuaje.





    Y ya nos ponemos con la mezcla para el relleno de la tarta. En un recipiente apto para usar la batidora ponemos el azúcar, el queso y las dos yemas de huevo, y lo batimos bien. Después añadimos la piel rallada de limón y movemos un poco más.

    Ponemos a hidratar la gelatina con un poco de leche fría, dejándola unos minutos hasta que se hinchen las láminas. El resto de la leche se calienta y se añade a la gelatina hidratada para disolverla. Una vez que la gelatina se haya diluido perfectamente, la mezclamos con la masa anterior.



    Montamos la nata, y la vamos añadiendo progresivamente a la masa, mientras batimos poco a poco, para que no se baje la mezcla. Echamos la masa resultante sobre la base de galletas y cubrimos la tarta con el dulce de membrillo, que podemos cortar en láminas y usarlas para cubrir totalmente la tarta por encima. La guardamos en la nevera durante unas 6 horas para que cuaje todo bien, y cuando esté del todo cuajada y fría ya la podemos servir.

    Esperamos que os guste esta receta de tarta de queso con dulce de membrillo.