Tarta de Queso Alemana

  • Tarta de Queso

    Tarta de Queso

  • Tarta de Queso y Plátano

    Tarta de Queso y Plátano

  • Tarta de Queso con Caramelo

    Tarta de Queso y Caramelo

  • Tarta de Queso y Manzana

  • Tarta de Queso y Fresa

    Tarta de Queso y Fresa


  • "Tarta de Queso Alemana"

    Receta de Tarta de Queso Alemana





    Si te gusta la tarta de queso, esta receta para hacer una auténtica tarta de queso alemana te sorprenderá gratamente. Prueba a prepararla en casa.

    Ingredientes para la base:

    - Harina de repostería, 200 gramos
    - Azúcar blanca, 50 gramos
    - Un huevo mediano
    - Mantequilla, 50 gramos
    - Levadura, medio sobre


    Ingredientes para la crema:

    - Leche entera, medio litro
    - Azúcar, 200 gramos
    - 2 huevos (claras y yemas separadas)
    - Un sobre de pudding de vainilla
    - Requesón
    - Limón rallado


    Preparación:

    Para empezar a elaborar esta tarta de queso alemana vamos a hacer la base de la tarta. Para ello ponemos en un bol los huevos y los batimos muy bien, les añadimos la harina junto a la levadura, que haremos cernido previamente, con lo que les quitaremos los grumos e impurezas. Usa unas varillas para la mezcla, y mejor si añades la harina y la levadura poco a poco sin dejar de batir, con lo que la harina quedará mejor mezclada. Añade la mantequilla ligeramente derretida y continúa mezclando y removiendo para que todo que bien integrado. Haz una bola con la masa y guárdala en papel transparente en la nevera.

    Es buen momento para encender el horno, ponlo a 180ºC y sigue con la preparación de la tarta mientras alcanza esa temperatura. Por cierto, ponlo con el calor tanto arriba como abajo, es importante.

    A continuación preparamos la crema. Separa las yemas de las claras de los dos huevos. Usa el método de la botella o bien con las manos, como prefieras, nosotros lo hacemos con las manos, nos parece más rápido y sencillo. Cuando las hayas separado, bate en un bol las yemas junto al azúcar, con unas varillas, hasta que obtengas una masa amarillenta y pegajosa. Después se añade la leche, el pudding, el requesón y la piel rallada del limón, y se mezclan.

    Por otro lado bate las claras hasta que se monten, con la ayuda de un poco de sal y unas gotitas de limón. Móntalas con paciencia, volteándolas enérgicamente y sin parar, hasta que queden al punto de nieve, momento en el que con cuidado las vas a añadir a la mezcla de la crema que tenemos ya preparada, incorporándolas y removiendo suavemente. Teniendo por un lado la masa y por otro la crema ya preparadas, se engrasa un molde con un poco de mantequilla untada en la base y las paredes, y después se echa un poco de harina, para evitar que se pegue la tarta. Coloca la bola de masa en el centro y extiéndela por toda la base del molde y las paredes. Procura que esté bien extendida toda la masa por igual, manteniendo un grosor similar, de menos de un centímetro.





    Vierte la crema sobre la base ya extendida y métela en el horno, que ya estará a la temperatura correcta, durante unos 45-50 minutos. Comprueba que está bien hecha antes de sacarla, pinchando en el centro con un cuchillo. Si necesita más tiempo déjala hornear unos minutos más.